¿Por dónde empiezo?

Imagina que estás en el punto en que nada te sabe mejor. Que has hecho tu trabajo de manera eficiente por muchos años e incluso, supervisas que los demás obtengan los mismos resultados o mejores que tú.

Quizá te haya pasado alguna vez que, sientes que tu opinión o conocimientos sobre las operaciones o gestión de la seguridad tienen mucho más valor para otros que para ti mismo.

Si esto te ha pasado, seguro tienes mucho que ofrecer. La pregunta es ¿Cómo poner mi experiencia al servicio de los demás?

Hoy en día, las oportunidades son infinitas y el principal activo de cambio es el conocimiento. Aunque parece simple, no lo es. Existen métodos en la transmisión de conocimientos para que sea significativo y desarrolle habilidades en los demás.

De lo contrario, sólo hablaríamos de la replicación de saberes mas no de la generación de conocimiento y destrezas en nuestros receptores.

Entonces, pregúntate; ¿Qué es lo mejor que sé hacer? Tal vez sea la instrucción o capacitación al personal de seguridad; o el desarrollo de programas de trabajo; o quizá, la gestión y resolución de incidentes en seguridad.

Habrá algo para lo que muchos se acerquen a ti e identifiquen que tienes las competencias para realizarlo, es decir, la solvencia de conocimientos y habilidades para el desempeño de la actividad y que te resulta, además, satisfactorio hacerlo correctamente.

Tu experiencia y confianza tus mejores aliados

Al igual que tú, existen personajes del que todos conocemos sus historias, tales como Steve Jobs, Bill Gates, Fred Smith (fundador de Fedex), Jeff Bezos (Amazon.com), de quienes, al revisar sus historias y los fragmentos de información de internet, comprendemos que entre sus palabras se encuentran dos: experiencia y confianza.

La experiencia, con base a la RAE, se define como “Práctica prolongada que proporciona conocimiento o habilidad para hacer algo” y “Conocimiento de la vida adquirido por las circunstancias o situaciones vividas”.

Por otra parte, la confianza, es el resultado de la comprobación de la experiencia y es definida por la RAE como la “seguridad que alguien tiene en sí mismo”.

Si analizamos un poco más, la experiencia en nuestro entorno laboral, hablando de la seguridad privada o patrimonial, es este conocimiento derivado de enfrentar las circunstancias propias del entorno, pero es más que eso.

La experiencia deriva de lo que nosotros hicimos para atender y gestionar la situación; de haber permanecido hasta el final de dicha circunstancia y haber constatado los resultados.

En otras palabras, haber sido partícipe y consiente de los procesos de las operaciones, administración y gestión de la seguridad.

Cada nivel de responsabilidad de nuestra organización o equipo de trabajo, exige un nivel de experiencia. La diferencia está entre quienes permanecen y participan activamente en el proceso y quienes sólo conocen de los resultados.

En ese sentido, la repetición consiente de las actividades que ejecutamos cotidianamente y que nos exige habilidades analíticas, nos permite tener esta “certeza” de lo que debo realizar, cómo realizarlo y qué resultados esperar.

Por ende, con base a la experiencia, generamos confianza en nosotros mismos, en los procesos que realizamos y sobre todo, en los resultados que sabré obtendré por el método aplicado.

¿Te has preguntado si cuentas con estos dos elementos? Experiencia y confianza. ¿En qué eres diestro?

Y lo más importante ¿te gustaría ayudar a los demás, a las empresas y al mismo tiempo adquirir experiencia y proyección profesional?

Si brindas ayuda, estás haciendo consultoría.

Si cuentas con estos elementos es momento que pases al siguiente nivel como profesional. Quizá ya lo estés realizando y estás obteniendo excelentes resultados, sin embargo, puedes llegar mucho más lejos mediante la confianza y certeza que necesitan los clientes.

Existen distintas maneras de formalizar tu experiencia y ampliar tus oportunidades laborales, sin embargo, el inicio es la acreditación de tus conocimientos y que dominas los métodos para hacerlo.

La certificación de tus experiencias y competencias laborales tiene como fin último formalizar y acreditar tu profesionalismo y las capacidades respecto a la atención de distintos aspectos de la seguridad. Convertirte en el profesional que brinda soluciones a los demás tiene un nombre y es: consultor.

Si tú has diseñado propuestas de solución para la seguridad, asesoras a tus clientes, evalúas riesgos en las organizaciones, así como el desempeño del equipo de trabajo a tu cargo, tienes la oportunidad de certificarte como consultor en sistemas de gestión de la seguridad.

La certificación en el Estándar de Competencia EC0062 en Consultoría en sistemas de gestión de la seguridad, desarrollada por el comité de gestión por competencias del sector de seguridad privada en México, validado por el CONOCER y la SEP, te permite avalar tu experiencia en la evaluación de riesgos, diseño, gestión para la implementación y evaluación de un sistema de gestión de seguridad.

Por lo tanto, esta es una manera de profesionalizar y acreditar lo que estás realizando, validando y brindando la certeza de haber obtenido el documento oficial que certifica tu experiencia, habilidades y actitudes necesarias; y que es reconocido por instancias oficiales a nivel federal.

Entonces ¿Cómo poner mi experiencia al servicio de los demás? La respuesta es simple, brindando soluciones efectivas como profesional y consultor de la seguridad certificado.

TE PUEDE INTERESAR

¿Qué hace un consultor de Seguridad?

EC0062 Tablet

CERTIFÍCATE

Obtén el certificado como Consultor en Sistemas de Gestión de la Seguridad con reconocimiento internacional y validez oficial en Seguridad Privada por la SEP y el CONOCER.

Suscríbete al Blog

Suscríbete para recibir las noticias más relevantes y contenido relacionado con el desarrollo de profesionales de la Seguridad.

El registro se ha realizado con éxito!

Portadas Formulario Gratuito Evaluación de riesgos

Suscríbete

¡No esperes más! Descarga nuestro formulario ahora y obtén tu clase gratuita.

El registro se ha realizado con éxito!